eLLA ES ESMIRNA
Y ÉL ES MANUEL

Ellos son Esmirna Lazo Sosa y Manuel López González. Tienen una familia de 4 hijos y una linda perrita llamada Dasha. Ambos aprendieron la profesión del telar de pedal desde que tenían 11 años. Dominan el zapoteco y el español. El trabajo que realizan para la producción de los tapetes y cojines de lana aporta una calidad intangible a la producción artesanal que existe en Oaxaca y por lo tanto en México.

 

Viven en Teotitlán de Valle, un lugar fundado por Zapotecos quienes le dieron el nombre de Xaquija que quiere decir: “Constelación Celeste”. Luego llegaron los Aztecas y le dieron el nombre a este lindo y energético valle de Teocaltitlán “Lugar de Dioses” en náhuatl. Finalmente, con la llegada de los españoles se castellanizó a Teotitlán del Valle, no solo se castellanizó el nombre de este pequeño y pintoresco pueblo, también llegaron los telares de pedal y la crianza de borregos para la explotación de la lana. Se sustituyó en esta zona la producción de telares de cintura y se mantuvo el conocimiento de los mayores para procesar y crear colores a base de pigmentos naturales. 

 

Han pasado 500 años desde la llegada de los españoles y los habitantes han perfeccionado de generación en generación la técnica del telar de pedal, creando un contexto cultural y antropológico que los define.

MÁS DE ESMIRNA Y MANUEL

Hablando un poco más de Esminra y Manuel. Son un perfecto y coordinado equipo. Tienen la paciencia necesaria para crear piezas que tardan más de dos meses en terminarse. Manuel se dedica y especializa en el teñido de la lana con tintes completamente naturales. Crea colores haciendo mezclas entre ellos. Conoce tan bien sus productos que podría decirse que es un alquimista de los colores, haciendo aparecer y desaparecer diferentes tonos.

El trabajo de Manuel es parte de la magia de estos productos, la otra parte radica en Esmirna, ella trabaja principalmente en el telar.

Aquí no existen los 4 colores primarios. Los colores los define la naturaleza y el conocimiento de Manuel. Estos son algunos tintes naturales con los que trabajan:

IMG_4025

pericón

Deja la lana color mantequilla. Es una especie de caléndula, la cuál se trabaja seca.

añil o tlacehuilli

Se obtiene macerando en agua los tallos y las hojas de ciertas plantas del género indigofera. Se trata de azules vivos e intensos. Todos bellos.
IMG_4013
IMG_4014

grana cochinilla

Se deseca el cuerpo de la cochinilla hembra, un insecto parásito que crece en el nopal. De este bichito salen los tonos rojos y rosas. 

nuez

De la cáscara de nuez se obtienen diferentes tonos de color café con leche.

IMG_4019
IMG_4023

corteza

Es extraída del árbol copal, también conocido como “Dios Blanco” para los Mexicas ya que se usaba y se sigue usando para limpias y rituales espirituales.

cáscara seca de granada

De esta fruta, Manuel obtiene diferentes tonalidades que van desde el amarillo, pasando por café y hasta tonos grises. 

IMG_4017